Pago electrónico ¿ problema o alternativa?

Publicado por Joven Club en

Tomado de elartemiseño

La semana anterior describimos cómo anda el comercio electrónico en la provincia, sobre todo el pago electrónico. Comprobamos que, más allá de las intenciones y la estrategia trazada desde la dirección provincial de Comercio, Gastronomía y Servicios, existen incumplimientos a nivel municipal y desconocimiento por parte de muchos trabajadores y clientes.

Las operaciones a inicios de mayo no superaban las 150, y múltiples problemas asociados a las tecnologías ralentizan el proceso para unidades y clientes.

Hallamos que no todos los usuarios poseen tarjeta magnética o un terminal con características específicas, y desconocen el manejo de la aplicación.

Además, confirmamos la necesidad de no limitar un producto a una forma de pago, pues elimina la posibilidad de compra para algunos.

También pareciera oportuno analizar otras vías promocionales, más allá de la inclusión de productos muy llamativos en estos módulos para promover su uso: quizás la verdadera promoción debe estar en el ahorro de dinero, gracias a los descuentos por bonificación que realizan los bancos al elegir pagos electrónicos.

Opción… ¿limitada?

Idanay Llevat Rodríguez, responsable del departamento Banca Electrónica en la Dirección Territorial Artemisa-Mayabeque del Banco Popular de Ahorro (BPA), afirma que hay más de 20 800 tarjetas emitidas a jubilados y unas 38 100 de cuentas de ahorro. Prevalecen las operaciones en pesos cubanos.

Entretanto, Miguel Abi-Rashed Ríos, director provincial del Banco de Crédito y Comercio (Bandec), asegura que la solicitud de tarjetas magnéticas se disparó desde 2020.

“Nuestro banco ha expedido más de 200 000 tarjetas, la mayoría asociadas a cuentas en Moneda Libremente Convertible (MLC), aunque crece en paralelo la solicitud de cuentas en moneda nacional, sobre todo desde la implementación del comercio electrónico y los pagos online.

“Cierto, el banco desempeña una función fundamental en la informatización, principalmente al emitir tarjetas que faciliten el pago electrónico, pero igual debe constituir una meta para las empresas solicitar formas de pago a través de domiciliación de nóminas: una actividad comercial que nuestras sucursales bancarias no dejan de brindar”.

Exacto: el salario constituye el dinero por excelencia que debe ser utilizado para efectuar el pago electrónico; sin embargo, ¿la solución será cobrar y depositar el dinero en una tarjeta bancaria de manera personal, luego de hacer largas filas en los bancos?

“Nuestra institución tiene nóminas domiciliadas a 45 000 trabajadores, la mayoría de la cabecera provincial, Mariel, San Cristóbal y San Antonio de los Baños. Casi todos coinciden con localidades que disponen de cajeros automáticos, pero continúa como un problema pendiente para los seis municipios sin el dispositivo”, explicó Abi-Rashed.

¿Suficiente? Según información ofrecida por la Oficina Provincial de Estadística e Información, al cierre de abril de 2021, Artemisa contabilizó 93 187 trabajadores, sin contar a quienes laboran en la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Estos últimos, de acuerdo con Ana Teresa Igarza, directora de la Zona, en entrevista a este medio de prensa, aproximadamente suman 5 000. Esto indica que la gran mayoría aun recibe el salario de manera física limitando las posibilidades reales de explotar la compra electrónica.

EnZona vs. Transfermóvil

Mientras se concreta la contratación para añadir Transfermóvil como vía de pago (prevista para noviembre), desde el artemiseño le recomendamos tomar precauciones con EnZona, pues esta plataforma ha sido vulnerada anteriormente mediante la llamada “ingeniería social”.

Así usuarios inescrupulosos obtuvieron –por medio del engaño o hackeo- contraseñas o códigos de otros -no siempre- poco conocedores, para desviar o robar su saldo y suplantar la identidad, esto último publicado incluso en Cubadebate el 12 de diciembre de 2019.

Aunque recientemente, en comparecencia en la Mesa Redonda, Yuniel Miguel Sánchez, director de Economía Digital de la Empresa de Tecnologías para la Defensa (Xetid) –desarrolladora de EnZona- aseguró que ya se habían resuelto, poco después en un trabajo publicado por Granma el 24 de mayo, sus desarrolladores dejaron algunos consejos para evitar esos problemas.

Algunos proponen “no usar la misma contraseña de acceso para acceder a otros servicios de correo electrónico, tales como Nauta”; asimismo, exhortan a cuidarse de sitios y aplicaciones falsos que pueden clonar sus datos.

Por tanto, si va a configurar EnZona, pida ayuda a personas de total confianza; luego cambie su contraseña por una bien segura y solo de su conocimiento. Establezca una diferente para los pagos, pues a su cuenta de EnZona se puede acceder desde cualquier dispositivo móvil, apenas con el empleo de datos o desde una PC conectada a la intranet nacional.

Transfermóvil, en cambio, usa el sistema de códigos USSD (como el *222# para revisar el saldo), que se generan con su código personal de autentificación, diferente para cada entidad bancaria, y con su número de teléfono.

Eso garantiza que solo se pueda acceder a su dinero desde el dispositivo donde tiene configurada su cuenta y donde está su línea móvil: su teléfono personal. En nuestra opinión, así resulta mucho más seguro.

Por si no bastara, la popularidad merece atención: con mucho más tiempo de funcionamiento, Transfermóvil arribó a los dos millones de usuarios a finales de abril; en esa misma publicación de Granma antes mencionada, Medardo Morales Martín, director general de Xetid, mencionó contar con menos de 40 000 clientes en EnZona.

Otro inconveniente aparejado a esta última apunta a su funcionamiento mediante la red de datos. Más allá de que sea gratuita –al igual que Transfermóvil- y pueda acceder a ella sin un paquete de datos o sin saldo; no a todos los establecimientos llega la cobertura de esa red, aún insuficiente para cubrir toda la provincia y la nación.

Pasito a pasito

Lizette Fajardo, responsable de la Oficina Territorial de Control del Ministerio de las Comunicaciones en la provincia, no se conforma con los pasos dados hasta hoy.

“Es cierto que la provincia ha avanzado; sin embargo, todavía eso no responde a las necesidades y aspiraciones planteadas por el Estado. Quedan muchos servicios sin disponibilidad de pagos online, el bulevar de EnZona no está como quisiéramos –en comparación con otras provincias- y una amplia masa trabajadora sigue sin cobro electrónico.

“Al nuevo proceso de pago por código QR se han sumado varias entidades. Comercio, Gastronomía y Servicios y los Joven Club, ya realizan operaciones mediante EnZona. Pronto lo tendrá disponible la Empresa de Alojamiento y Recreación, Correos y Etecsa. No obstante, el flujo operacional continúa sin ser el deseado y una de las causas es el desconocimiento.

“Desde el 1 de junio, instructores de Joven Club acuden a las bodegas del municipio cabecera, para orientar a los clientes sobre esta nueva opción, con un costo de diez pesos que podrán efectuar a través de EnZona”, declara Fajardo.

¿Y entonces? El pago electrónico en Artemisa hoy no tiene la arrancada ni infraestructura necesaria para la implementación de un proceso que aspira a ser el futuro.

La alfabetización informacional y la disposición administrativa constituyen retos esenciales, si en realidad anhelamos una menor circulación de efectivo, en función del Plan de Desarrollo a 2030 y la informatización de la sociedad tan solicitada por el Presidente de la República.

Superior capacitación de los dependientes, disponibilidad de las dos opciones de pago –efectivo y electrónico- para iguales ofertas, mayor domiciliación de nóminas y luces en el camino, serán necesarias si queremos que se convierta en una oportuna alternativa y no en tedioso problema.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *