Las GPUs no sólo sirven para jugar a juegos: 5 usos alternativos

Publicado por Joven Club en

Pese a la fama que tienen, las tarjetas gráficas valen para mucho más que pasar las tardes farmeando en el New World o pegando tiros en Call of Duty, por eso os vamos a explicar para qué sirven esas GPUs que tenéis en vuestro ordenador sin aprovechar.

Ahora mismo son uno de los bienes más preciados que hay sobre la faz de la Tierra. Unos matan por comprar una y otros se aprovechan con precios totalmente desorbitados.

En este tira y afloja hay varios millones de personas que, por unas u otras, no pueden hacerse con una GPU para el ordenador. Y, aunque os creáis que todas estas personas son gamers que quieren jugar a 4K  y 60 FPS con las calidades gráficas en Alto, la realidad es muy distinta.

Las GPUs tienen muchos usos, casi todos profesionales, por lo que de ellas depende el sustento de muchísimas personas. Por eso vamos hoy toca repasar qué usos tienen las tarjetas gráficas más allá del gaming, tocando las principales aplicaciones que actualmente tienen

Edición de vídeo

Las tarjetas gráficas modernas son compatibles con el software utilizado para la codificación de vídeo, un proceso mediante el cual se preparan, montan y y exportan los vídeos.

La codificación de vídeo es un proceso que consume muchos recursos y puede tardar un buen rato si sólo se utiliza la CPU. Con una GPU, la codificación de vídeo se aligera a niveles impresionantes, tanto es así que los profesionales no pueden trabajar sin una.

Es importante tener en cuenta que la codificación de vídeo de alta resolución (sobre todo el 4K) puede tardar horas en completarse incluso con una GPU tope de gama, por lo que imaginaos las horas y días que puede alcanzar la edición de un vídeo sin una tarjeta gráfica ayudando en los procesos.

Renderización de gráficos 3D

Aunque los gráficos 3D se utilizan habitualmente para los videojuegos, también se usan para crear películas, programas de televisión, anuncios y otras formas de arte digital.

Al igual que la edición de vídeo, la creación de gráficos 3D de alta resolución es un proceso que requiere muchos recursos y tiempo, incluso con el hardware más avanzado.

Los estudios cinematográficos dependen de tarjetas gráficas para generar imágenes digitales cada vez más realistas, lo que convierte a las GPUs en hardware vital del proceso de creación de los artistas.

Es decir, todos esos efectos especiales que veis en vuestras películas y series preferidas son gracias a las tarjetas gráficas. Estas no suelen ser tarjetas clásicas gaming, sino ediciones especiales para estos entornos, como pueden ser las Nvidia Quadro o AMD Radeon Pro. 

Aprendizaje automático e inteligencia artificial

Una de las aplicaciones menos conocidas de las GPU modernas es el aprendizaje automático. El aprendizaje automático es una forma de análisis de datos que automatiza la construcción de modelos analíticos.

En esencia, el aprendizaje automático consiste en sistemas que utilizan datos para aprender, identificar patrones y tomar decisiones independientemente de la intervención humana.

Dado que el aprendizaje automático requiere muchos recursos, las GPU son un componente esencial.

El aprendizaje automático, considerado uno de los pilares de la inteligencia artificial, es un proceso muy exigente desde el punto de vista computacional, ya que requiere la introducción de grandes volúmenes de datos para su análisis.

Este análisis lo realiza un software conocido como algoritmos de aprendizaje automático, los cuales se usan en campos que van desde la medicina hasta el filtrado del correo electrónico, lo que convierte al aprendizaje automático en un aspecto crucial. 

Blockchains y minería de criptomonedas

El acto de la minería de criptomonedas implica invertir muchísimos recursos del ordenador a lo que se conoce como blockchain, un registro continuo que utiliza sofisticados algoritmos de cifrado para almacenar datos de las transacciones.

Cada entrada en este registro se denomina bloque y requiere una gran cantidad de potencia de cálculo para generarlo, y esta potencia viene exclusivamente de las tarjetas gráficas. 

Criptomoneda

Aunque la tecnología blockchain tiene usos fuera del ámbito de las criptomonedas, las cadenas de bloques están generalmente involucradas en la minería. Bitcoin, Ethereum, Cardano…

Cuando se trata de minar Bitcoin, el proceso implica la dedicación de recursos a la creación de bloques en cadenas de bloques de Bitcoin. Cuantos más bloques se añaden a la cadena de bloques, más Bitcoin se generan.

Esto tiene un enorme coste energético, lo que hace que la eficiencia sea clave a la hora de dedicarse a la minería. El alto rendimiento y la eficiencia de las GPU las hacen especialmente adecuadas para realizar estas tareas.

Aplicaciones científicas

Las GPU son fundamentales para los científicos que trabajan con grandes volúmenes de datos en el desarrollo, entrenamiento y perfeccionamiento de sus modelos. Ya que estas proporcionan una opción más rentable para cargar y manipular los datos a esta escala que las CPU.

Las GPU, además, permiten a los científicos de datos dedicar más tiempo a desarrollar nuevas investigaciones, modelos y programas, ya que liberan a estos profesionales de las frustraciones derivadas de la lentitud de los sistemas y herramientas.

Cuantos menos problemas den las infraestructuras, donde las GPUs se han demostrado más fiables, y menos tiempo pierdan con fallos o tiempos de espera, los científicos más pueden trabajar en sus investigaciones, las cuales sí son diferenciales.

Tras comprobar los diferentes  usos de las tarjetas gráficas, lo más seguro es que ahora veáis con otros ojos esa RTX que luce dentro de vuestro ordenador llena de luces RGB y efectos de iluminación. Y es que aunque por fuera parezca una cosa, por dentro es otra.

Las GPUs, al final, son un hardware súper potente con miles de núcleos y montones de gigas de RAM que permiten realizar millones de operaciones por segundo, y si estas operaciones tienen un buen positivo, los resultados son increíbles.

Ir al contenido