Fidel vive! Su pueblo lucha y los Joven Club, nacidos gracias a su ingenio, le recuerdan y siguen en pie como la Computadora de la Familia Cubana

Publicado por Joven Club en

¿Cuántos 25 de noviembre no habremos vivido en nuestras vidas? Indudablemente cada año nos ha traído uno diferente con respecto al anterior. Sin embargo, el correspondiente al año 2016 nos resultará inolvidable para el resto de nuestras vidas, nos abandonaba físicamente quien ha sido y será nuestro invicto comandante en jefe: Fidel Castro. Miles fueron las muestras de dolor y de apoyo hacia nuestro pueblo provenientes desde los más recónditos lugares de nuestro planeta. No faltó líder, presidente, deportista, actores o figuras públicas célebres que se hicieran eco de la irremplazable pérdida. Y es que nos había abandonado un grande, un ídolo, un icono de la humanidad, un baluarte y una vida ejemplar que luchó por los humildes, con los humildes y para los humildes. El líder histórico conductor de la Revolución Cubana partía hacia un viaje eterno, pero su presencia y sus ideales permanecerían vigentes hasta el día de hoy y los días futuros como muestra de su incansable labor por hacer un mundo mejor. Hoy los cubanos continúan la trayectoria que un día nos indicó, con el afán de ser mejores e impulsar la revolución sin importar cuan duros y difíciles sean los obstáculos a superar.
Qué mejor momento este que atravesamos con una epidemia de alcance mundial que ha sumido al globo en pleno caos para demostrar que el pueblo cubano no se amilana ante nada. Los hijos de Fidel son fuertes y seguros, decididos y dispuestos a luchar y mantener nuestras conquistas, como él mismo enunciase en varias ocasiones: …¨ al precio que sea necesario. ¨ Desde Joven Club, ese mismo que un día creó entre aspiraciones y sueños de informatizar y de proveer a la comunidad y al pueblo de una ¨computadora para la familia cubana¨ tus discípulos te saludamos y te decimos: ¡Aquí estamos y aquí seguiremos en pie de guerra Fidel! Hoy, en pleno 2020 y casualmente conmemorándose 4 años de su desaparición física, quiso el destino, además, arrebatarnos a otro grande e hijo de su estirpe: el Pibe de Oro del futbol argentino y estrella mundialista en esa disciplina: Diego Armando Maradona. Una dulce ironía que el propio día en que Fidel muriese le siguiese sus pasos un hombre que en vida le admiraba con fervor y a quien consideró siempre como su padre. No podemos hacer otra cosa que conmovernos con tales acontecimientos.