Empoderamiento de la mujer en las TIC: una realidad para mantener

Publicado por Joven Club en

Tomado de Granma

La agenda 2030 para el desarrollo sostenible coloca al sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) como el espacio que impulsa la construcción de sociedades más inclusivas, un punto donde la incorporación de las niñas es imprescindible para la reducción de la brecha actual de género.

Es importante pasar de ser consumidoras a creadoras, cuenta a Granma Lidia Hidalgo, vicepresidenta de operaciones de la red de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, una entidad donde del total de trabajadores, el 45 % son mujeres y el 40 % de los cargos fundamentales lo ocupan féminas.

En este sentido, agrega que nuestro país tiene la fortaleza que ha generado una cultura donde el papel de la mujer directiva y profesional técnica es reconocido en igualdad de condiciones, y los equipos de trabajo que se forman con la participación femenina resultan ser más productivos, estables y creativos.

Para Hidalgo, los principales retos están en la continua transformación de un sector que se modifica por día, y cuyo campo es extremadamente grande, «por lo que insertarse en las actividades directamente relacionadas con la operación, las soluciones tecnológicas y el mantenimiento, impone retos relacionados con llevar al mismo tiempo las responsabilidades familiares, el cuidado de los hijos, la educación de los mismos, así como las horas fuera de casa que conlleva esta profesión».

A las niñas –dijo– recomiendo incursionar en los diferentes cursos que se proponen en plataformas de educación a distancia para la formación y acercamientos, y para las adolescentes, en búsqueda de su vocación, acercarse a los centros docentes como la Universidad de las Ciencias Informáticas y la Universidad Tecnológica de La Habana con sus puertas abiertas.

La ingeniera en telecomunicaciones y electrónica –con 30 años de vínculo en el sector de las TIC entre trabajo y estudio– precisa que «hoy estamos en una era donde muchos de los puestos de trabajo que se crean están asociados a la transformación digital y para ello se requiere también que transformemos la percepción».

Actualmente, hay proyectos de innovación que abarcan todas las esferas del país: en la automatización y control para la agricultura, en la biomedicina, aplicaciones para el comercio electrónico y la banca, la educación a distancia. «El reto está en continuar involucrando a las niñas para que estas oportunidades de desarrollo se materialicen con la disminución de la brecha de género».

«TODAS LAS CAPACIDADES Y HABILIDADES PARA TRABAJAR EN LAS TIC»

Para Grisel Reyes León, ejercer como viceministra de las comunicaciones tiene, como principal reto, «administrar el tiempo adecuadamente para cumplir con todas mis responsabilidades directivas, sin descuidar mi condición de madre, hija, hermana, esposa y amiga».

Agrega que «las mujeres tenemos todas las capacidades y habilidades para trabajar en esto. Somos por lo general curiosas, apasionadas, soñadoras, creativas, nos gusta descubrir acertijos y estas son cualidades muy valiosas para tener éxito en estas profesiones. Somos además muy empáticas, responsables y tenaces, por lo que desempeñarnos en actividades de dirección también es una oportunidad».

Desde la visión de país –cuenta– el Gobierno y el Estado impulsan políticas inclusivas que permiten, tanto a niñas como niños, igualdad de derecho al acceso y uso de las tecnologías, así como de su incorporación a estudios en carreras afines.

El Decreto Ley 370/2018 «Sobre la Informatización de la Sociedad en Cuba», expresa que el Estado promueve el desarrollo y utilización de las Tecnologías para que propicien la integración y conducción de los procesos asociados a la informatización de la sociedad, mientras que el Artículo 36 se refiere a la inclusión de los temas de Gobierno Electrónico en todos los niveles de enseñanza y el Artículo 58 explicita que los ministerios de Educación y Educación Superior, en coordinación con el Ministerio de Comunicaciones, deben impulsar la investigación, desarrollo, innovación y producción en las TIC.

Desde el año 1987 y a partir de una idea de nuestro Comandante en Jefe, se crearon los Joven Club de Computación y Electrónica, con presencia en todos los municipios del país y a una buena parte del total de asentamientos poblacionales, a los que se llega, incluso, con la modalidad de Joven Club móvil, instalaciones que cuentan con instructores capacitados que prestan servicios a niñas y niños por igual y contribuyen a generar habilidades y vocación por estas tecnologías.

Asimismo, la Unión de Informáticos de Cuba (UIC) también es un mecanismo que favorece la orientación y formación vocacional compartiendo las experiencias de profesionales exitosos del sector y tienen, en siete provincias, un proyecto de laboratorios de participación ciudadana.

Hoy, el Día de las niñas en las TIC es un momento especial y emotivo de acercamiento a escuelas, círculos, niñas y niños en general, en el que se promueven conocimientos básicos mediante concursos, actividades y competencias, todas relacionadas con el uso de las tecnologías.

Como acciones, la viceministra adelanta que, con el recién constituido Comité de Género en el Mincom, nos encontramos realizando un diagnóstico que permitirá concebir su estrategia de género, en la que se tendrá en cuenta acciones para lograr un mayor acercamiento de las niñas a las tecnologías, de manera que permita reducir las brechas que se identifiquen.

De igual manera estamos estudiando la creación de las Casitas Infantiles, las que sin duda constituirán espacios en los que desde las edades tempranas se puedan acercar las niñas a las tecnologías y se está elaborando un proyecto de política para la atención a la niñez y las juventudes en Cuba, que prevé como una línea estratégica los temas relacionados con el uso de las TIC.

Perfeccionar la educación y el desarrollo de habilidades digitales, incluidos los temas asociados al uso responsable y crítico de estas; incrementar el desarrollo y uso de las plataformas nacionales de contenidos y servicios, con énfasis en los audiovisuales y videojuegos destinados a este público que rompan el modelo colonizador predominante del uso de Internet; desarrollar proyectos para la atención priorizada a la niñez y las juventudes, incluidos aquellos en situación de discapacidad ampliando la participación de la industria cubana del software en este empeño, son solo algunas de las acciones.

La mejor manera de demostrar cuánto se ha hecho y se hace en Cuba por la emancipación de la mujer y la equidad de género es que nuestro sector –caracterizado en el mundo por una alta presencia masculina– hoy tiene una ministra, dos viceministras, dos presidentas de organizaciones empresariales, la presidenta de la UIC que agrupa a profesionales interesados en las TIC y la secretaria general del Sindicato Nacional de los trabajadores del sector.

Esto –señala– por sólo mencionar cargos decisores de primer nivel, porque también tenemos varias mujeres dirigiendo empresas y en cargos intermedios; o sea, en este sector el empoderamiento de la mujer es una realidad y constituye un estímulo y un incentivo para las nuevas generaciones.

 

 

Ir al contenido