De informatizar(nos) al siguiente paso: la transformación digital en Cuba

Publicado por Joven Club en

Tomado de Granma

Nuestro país ya dispone de más de 7,1 millones de suscriptores a la telefonía móvil, de los cuales más de cinco millones acceden a internet mediante el uso de datos móviles

La transición a la televisión digital en Cuba se ha propuesto la meta este 2022 de alcanzar el 82 % de cobertura en definición estándar y el 47 % en alta definición. Foto: Freddy Pérez Cabrera

Hace tan solo unos meses hablábamos de la informatización de la sociedad, de la industria del software, del acceso a internet, de las infraestructuras en las telecomunicaciones, necesarias para el despliegue de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en Cuba.

Ahora, hemos dado un salto cualitativo y nos referimos a la transformación digital. Y no, no se trata de la sustitución de un término por otro, ni de significados antagónicos, sino de una etapa superior, que va a conducir a un término conocido como agenda digital, la hoja de ruta que nos permitirá proyectar una visión de país y dar grandes saltos en el aprovechamiento de las TIC, explicó a Granma Wilfredo González Vidal, viceministro primero de Comunicaciones (Mincom).

En el ámbito nacional, expresó, hay que destacar algunos aspectos que crean condiciones para este proceso, entre ellos, la velocidad de crecimiento del acceso a la telefonía móvil con más de 7,1 millones de suscriptores, de los cuales más de 5 millones acceden a internet mediante el uso de datos móviles, y el desarrollo de la infraestructura de las telecomunicaciones con un 49 % de cobertura poblacional con acceso a 4G/LTE.

Otra de las condiciones en la que se ha trabajado es en la transición de la televisión analógica a la digital. La meta, para este 2022, es alcanzar el 82 % de cobertura en definición estándar y el 47 % en alta definición, afirmó.

De igual forma, se prioriza el desarrollo de los contenidos digitales nacionales, lo cual influye en temas de idiosincrasia y soberanía tecnológica, además del trabajo, aún insuficiente, con plataformas que aporten al comercio y al gobierno electrónico en nuestro país.

«Las tecnologías en sí mismas no generan nada, sino que deben emplearse para acompañar determinadas estrategias de país, y no solo en el sector social, sino también en lo económico, al tratarse de un proceso transversal, que influye en toda la sociedad».

No resulta entonces una coincidencia que la 18va. edición de la convención y feria internacional Informática-2022 –que se celebrará en La Habana desde hoy y hasta el 25 de marzo en una modalidad híbrida: presencial y virtual– tenga como lema central Juntos por la transformación digital.

Ello, precisó González Vidal, le otorga una prioridad a esta nueva línea de trabajo, desde un concepto más integrador y evolutivo hacia ese proceso de informatización.

Tampoco es casual que este evento, que contará con la presencia de más de 700 participantes, tenga como objetivos principales conocer el estado del arte sobre el uso de las tecnologías y propiciar el intercambio científico sobre experiencias y resultados asociados al uso de las TIC.

Se busca promover la industria nacional de aplicaciones y servicios informáticos, sus capacidades y la integración con otras formas de gestión, y lo que pueden aportar en función de los encadenamientos productivos y las posibilidades de exportación en esta actividad, detalló.

Resaltó, además, que Informática-2022 constituye un espacio de capacitación, pues «no es solo para reconocer un producto, un servicio o las investigaciones que se hagan en el campo de las tecnologías, sino que es importante destacar el contexto internacional en el que se están produciendo».

Significó que se incluye una convención científica, que funcionará bajo las modalidades presencial y virtual, y agrupa nueve eventos, donde la mayoría de las ponencias tienen estrecha relación con este concepto de transformación digital.

Destacó, al respecto, la rigurosidad del comité científico en la selección de las ponencias. Por ejemplo, en el espacio dirigido a las telecomunicaciones se podrán encontrar trabajos relacionados con la inteligencia artificial, las redes de 5G, los servicios en la nube para lograr condiciones destinadas a un turismo y salud inteligentes, entre otros temas, sostuvo.

LA FERIA: UN ESPACIO DESDE LA VIRTUALIDAD

Como en ediciones anteriores, participarán en la feria diversos actores de nuestra economía vinculados a las TIC, en aras también de promover la internacionalización de esta industria, cuyo valor fundamental es cognoscitivo.

Ello, dijo, no solo responde al Lineamiento 83 y a la necesidad de lograr una mayor integración, sino que busca propiciar, además, un mejor acompañamiento en el proceso de transformación digital en Cuba.

En tal sentido, la feria da espacio a todos los actores, lo mismo de una empresa estatal, de una mipyme o un trabajador por cuenta propia, y una muestra de ello es que, de los 30 proyectos que se estarán presentando en el stand Cuba, seis corresponden a formas de gestión no estatal.

Para sostener esta virtualidad, Informática-2022 cuenta con Fevexpo, primera plataforma cubana para eventos virtuales, desarrollada por la empresa Desoft, que permitirá –al decir del Viceministro primero del Mincom– extrapolar lo mismo que sucede físicamente en una feria expositiva o ronda de negocios, pero ahora desde el entorno de las redes.

GOBIERNO Y COMERCIO ELECTRÓNICO: TEMAS ESENCIALES PARA EL BIENESTAR CIUDADANO

El gobierno y el comercio electrónico son dos proyectos que el Mincom tiene aprobados dentro del nuevo formato de gestión del Gobierno, que también incluye la televisión digital, la infraestructura de telecomunicaciones y la industria de aplicaciones y servicios informáticos, refirió Wilfredo González.

Estas líneas de trabajo, subrayó, son esenciales, y dentro de la convención científica de Informática-2022 tendrán una presencia significativa desde los diferentes simposios y talleres.

Según su opinión, actualmente existe en el país una mayor cultura respecto al desarrollo del gobierno electrónico y muestra de ello es la presencia de 263 portales gubernamentales en internet, que representan a órganos y organismos de la Administración Central del Estado, así como a administraciones locales, donde confluyen trámites que se abordan de forma digital y simplifican el tiempo de ejecución.

En consonancia, el evento se centra en el comercio electrónico, desde las experiencias internacionales y las buenas prácticas, que podemos asumir, hasta el análisis de lo emprendido en el país y cuánto nos falta por hacer.

Destacó, en tal sentido, el uso de las pasarelas de pago Transfermóvil y EnZona, la tienda digital de aplicaciones móviles Apklis, y lo necesario de avanzar en la implementación del código QR, tanto en las unidades estatales como en los negocios privados.

Actualmente, dijo, en más de 16 200 establecimientos del comercio y la gastronomía del país se encuentra habilitado el código qr, más su utilización sigue siendo baja, de ahí que la estrategia debe enfocarse en hacer un uso efectivo de esa herramienta.

A la par, indicó, hay que crear mejores condiciones en las tiendas de comercio, de manera que la población pueda acceder a las ofertas de bienes y servicios por la vía digital, y con soluciones informáticas robustas, que permitan un proceso ágil, sin interrupciones, y con un aseguramiento logístico.

«Todavía quedan muchos servicios y prestaciones que no están respaldados por el uso de las tecnologías y otros que sí tienen su expresión en las redes, pero no se conocen o son insuficientes».

La brecha, que quizá hace unos años existía entre las habilidades para el empleo de las tecnologías y el propio desarrollo de las telecomunicaciones en Cuba, se ha ido acortando cada vez más, a la par que es mayor el despliegue de la infraestructura y el acceso a la red de redes, comentó.

Ahora, argumentó, la necesidad es otra y se enfoca en lo preciso de contar con contenidos digitales propios y fomentar, además, una cultura en su uso, en comprender lo que pueden aportarnos al crecimiento personal y profesional, a nuestra calidad de vida, en tanto somos actores de ese entorno digital.

Ir al contenido