Asamblea Nacional: Diputados debaten importantes temas de la vida económica y social del país

Publicado por Joven Club en

Con la presencia del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, los diputados cubanos reunidos de manera virtual conocen acerca del sistema de salud y la situación epidemiológica generada en el país por la situación de la COVID-19. Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, informó a los parlamentarios sobre el orden del día y dio la palabra al Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, quien hizo un recuento de todo el trabajo realizado por el gobierno cubano ante la emergencia sanitaria mundial, lo cual permitió elaborar un plan ante esa contingencia. Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular informó sobre el orden del día de esta segunda jornada. Foto: Roberto Suárez En el día de ayer los diputados analizaron los cuatro proyectos de ley que serán presentados para su aprobación en el 5to periodo ordinario de sesiones de la 9na legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. 1.Proyecto de Ley del Servicio Exterior 2.Proyecto de Ley de organización y funcionamiento del Consejo de Ministros 3.Proyecto de Ley del Presidente y el Vicepresidente de la República 4.Proyecto de Ley de revocación de los elegidos a los órganos del Poder Popular También se realizó la ceremonia de juramentación de los nuevos 20 diputados que fueron presentados por Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado.
El Primer Ministro Manuel Marrero Cruz ofreció una actualización del actual Plan de Enfrentamiento a la COVID-19, compuesto por 189 medidas, en la sesión matutina de la segunda jornada de sesiones del Quinto Periodo Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Desde el 30 de enero, recordó, nuestro país aprobó el primer Plan de Prevención y Control para el Enfrentamiento a la pandemia, luego del primer brote identificado en China en diciembre pasado, y desde entonces y hasta la fecha preservar la salud del pueblo ha sido la prioridad. Los objetivos fundamentales del Plan en vigor se perfilan hacia el inicio de manera gradual y asimétrica de la nueva normalidad, etapa en la que se deben desarrollar las capacidades de enfrentamiento a los eventos que se produzcan y durante la que se impulsan diversas estrategias para mitigar el impacto económico y social ocasionado por la COVID-19 en medio del arreciamiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos. Insistió Marrero Cruz en la clasificación de las etapas epidémica, compuesta por la fase de transmisión autóctona limitada y la fase de transmisión autóctona comunitaria; la etapa de recuperación, integrada por la fase 1, la fase 2 y la fase 3 y la nueva normalidad, y en la necesidad de que en cada una de ellas se cumplan con disciplina y responsabilidad las medidas sanitarias establecidas. Tres provincias permanecen en transmisión autóctona (Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Pinar del Rio) y La Habana en fase 3, lo que evidencia que todavía debemos mantener la pesquisa activa, el control de los eventos registrados y la elevada percepción de riesgo, afirmó. «Para hablar de una nueva normalidad en Cuba, urge que la capital arribe a esa etapa, sin apresuramiento innecesario. En otros países los rebrotes han sido fatales, por lo que no podemos confiarnos y actuar a la ligera. Defendemos entonces que la nueva normalidad, más allá de un plan, incorpore nuevos estilos de vida que favorezcan la salud individual y colectiva». El Primer Ministro Cubano detalló las conductas a adoptar a partir del reto que impone la propagación de la pandemia actual para mantener a salvo a nuestra población y, al mismo tiempo, activar la economía nacional. «Lograr una estabilidad epidemiológica en el país permitirá arribar a positivos resultados. Necesitamos de la participación activa y responsable del pueblo, del protagonismo de las organizaciones de masas, del concurso de las instituciones estatales y privadas, del control del Gobierno y, ante todo, de la unidad entre todos los factores»
Ir al contenido